Wednesday, December 02, 2015

LAS CLOACAS - POEMARIO

  

01) SOMBRERO DE COPA

La pudrición ciclópica es alfombrada y de buen gusto, afinada, runflante.
El corrupto gigantón te entierra la cimitarra y no te duele,
y le agradeces su buena gestión
con halagos, votos y fotografías enmarcadas.
Es un rapiñador chic y servicial, y en la capilla es una oveja emérita.
El tesoro fiscal intenta pirarse cuando anuncia su presencia.

02) LA PATRIA ESTABA PRIMERO

I

Mi país era una república a veces independiente, bravía.
Ahora es una parcela dócil con fronteras sólo para los románticos.
El mercado sube en andas al altar
y el Estado cae en estado de coma, en la huesera.
El dios mercado los manipula antojadizamente
y los Jefes de Estado hacen como que mandan
con convincentes gesticulaciones y tratando de no tartamudear
cuando pronuncian la palabra soberanía.
Oh mercado, sublime mercado, igual morirás.

II

Sin demarcaciones y es la república más gigante del mundo.
Sin embajadores y posee lanceros en todos lados.
Sin un parlamento y con una revelación clara.
Sin un gobernante acá y todo lo gobierna.
Es adorado e invisible.

03) DEPENDE DE QUE PLAGIO QUE SE TRATE

Desapareció el vástago del poderoso. Desde la conmoción comienza la más diligente pesquisa del comisario. Lloran la ciudad, el intendente, la prensa, el prefecto, el adiestrado párroco, el frutero y las nanas. El secuestro es una ignominia.
Desapareció el hijo del labriego andrajoso. Los fiscales atienden el caso con potente serenidad y el aparato estatal finge empatía con una antiquísima y mañosa visión de la ecuanimidad. Lloran un hogar y los vecinos, en la indefensión. Siempre faltan recursos para combatir el plagio.

04) WALL STREET

I

Un conjunto de dioses escogidos por sí mismos conocen el verdadero y bastardeado andamiaje de la bolsa de valores, del meneo de las acciones, uno de los mejores secretos tridimensionales. Es un leviatán avaro que no muestra sus garras y que de un golpe de furia o de una veleidad le mueve el piso al pabellón nacional.

II

Cuando el banquero cae en desgracia, el Estado y los contribuyentes corren a socorrer al hermano caído. Cuando a los millones de atorrantes le perforan el empleo y la salud pública, el obispo lanza su homilía prefabricada ¿Quiénes son los propietarios de la banca? ¿quiénes son los propietarios insustituibles de la calamidad? ¿quiénes son los aristócratas de la inercia vil?

III

Las reglas del crédito las da nuestro rendido Banco Central.
El crédito financiero es administrado
por el cerrado y secreto mundo bancario.
Los amos de la banca son unos pocos zares.
Somos súbditos de unos pocos feudales
que no dan explicaciones por la televisión,
porque hablar es perder el tiempo.

05) LA GUARDIA CIVIL DEL COGOTE DE LA GALLINA

Al caco de los gallináceos se le recluía con un rigor torvo, mas el expoliador del trabajador era un forjador concienzudo de la nación, un epónimo. Los honorables legisladores son gallineros y despojadores gárrulos, con una sorna sempiterna impasible que rozna desde esa carroza desdentada que avanza sola.

06) EL DECANO Y SU BANDERA

Es el reverenciado periódico del epicentro oriundo. Siempre es agraciado con una viril tajada del avisaje y recados de los gobiernos. En la dictadura sus páginas de recato y erudición no levantaron ni la vista, Dios y las lupas sí. Siempre logra desinformar al peatón, desviarlo. Transa conservadoramente con el edén y con el erebo alquilado. Sindicarle de cleptómano es la excomunión mayor. No posee Dios, ley, patria, alma ni remordimientos. Es la fotografía del carné del poder titán y mangonero. Los que lo miran feo quedan cegados y pesarosos. Con cualquier uñazo a su cuenta corriente pierde la calma. Te confirma que su constitución política rebosa. Es el eje del financiamiento de las campañas electorales de los patriotas y de los mal nacidos. Timonea un trasatlántico propio en un océano propio y nadie clavaría en la cabina de mando los descontentos vejatorios sumados. Al que no la agrada el croquis ideológico lo agasajan con palos, dentro de la normativa, a veces.

07) INTERÉS EN LA GRAN COMISIÓN

Gimoteando replico que mi amor a Jesús es grande, mas no tanto como las comisiones e intereses financieros.
Y si el Creador recorre el globo con ternura en busca de sus elegidos es porque Su misericordia es exorbitante como las comisiones e intereses financieros.
Las ofensas en este mundo son extensas, como los pagos de comisiones e intereses financieros.
Con Cristo Jesús enderezarás tus senderos mediante esa salvación eterna, eterna como las jugosas comisiones e intereses financieros.
Saborearás ese gozo celestial que con más intensidad saborean los que se echan a su billetera las comisiones e intereses financieros.
En la mecedora de Dios Padre los redimidos cantan jubilosos, mas nunca tan jubilosos como los vivos que cobran con urbanidad para sí las desorbitadas rentabilidades, comisiones e intereses financieros.

08) LOS FRANCISCANOS DEL MAR

I

Nadan solitarios y desolados porque un empresario del aceite les arrebató a su santa madre de un arponazo eficaz. Estos barcos, cazadores mecánicos y sordos, que exterminarían el oxígeno por el rédito, intentan convertir el mar en un cajero automático, en un orfanato gigante de ballenas de pecho hasta que en el océano sólo haya agua. Las ballenas menores de edad gritan auxilio a los congresales resignados con el Apocalipsis ecológico trepador, encalado con plata. Algunos abrigos de piel son una carnicería, un ciclo roto, un nuevo ku klux klan, y la usuaria es una desquiciada sexy, que captura cientos de marrullerías.

II

No alcanzó a despedirse, a hacer un testamento,
a comprarse un chaleco antibalas, a decorar una trinchera.
La sorprendieron babeando, paseando a sus hijos,
saltando como una loca en medio del mar,
bailando con demasiada libertad.

09) TEATRO DE LO ABSURDO

Cada congresista y funcionario del Gobierno
declara por internet sus intereses y patrimonio:
propiedades, inversiones, rentas e impuestos.
Los asustados son el mago merlín y el demonio.
Los magistrados y la policía acceden con holgura
a las cuentas corrientes y escondites del poderoso.
Ningún empresario o párroco elude las ecografías.
Hoy fotografiamos y enmarcamos el fondo del pozo.
El Gobierno transmite por la red con pícaros detalles
toda su contabilidad, expedientes y resoluciones.
Perecieron los contratos bajo candados y el compadraje.
La limpidez es el escudo de las cuatro estaciones.

10) DESFALCANDO CON UNA PALA MECÁNICA

La capacidad de persuasión consiste en que ellos logren extraer los recursos naturales de nuestro terruño sin pagar tributo alguno, de ser posible, por medio de las corvetas renombradas y de los trucajes que hacen del chorreo un goteo controlado y de éste, un túnel angosto a media luz. En este goteo sobreabundan los debates, la retórica, las movilizaciones con cotorreo y el pluralismo. La sabrosa guinda es del noventa y nueve por ciento y la torta que está debajo se la trocean unos pocos monarcas con gula, que rastrean con ardentía alguna tecnología que les permita ponerle ruedas a este autónomo terruño, sin balaceras, de ser posible.

11) PARÁBOLA DEL LÁZARO

Suplicas por un sorbido de aire puro, por un dedal de agua pura, por esas migajas que no diste, por piedad. El tormento de los hombres ricos no es una broma sagrada, un calambur. Si estando vivo no escuchaste palabra profética alguna es ridículo que le jures al Juez que vas a ser más caritativo que la Unicef, por mientras te comen los gusanos. Las trapazas te arrastran al azufre. El millonetis no le pone atención a nada que sea comprometedor o santo antes de que lo recuesten en su ataúd de piedra caliza y vidrio.

12) EL DUEÑO DE LA PELOTA Y DEL ESTADIO

I

El poderoso no comprende las razones ni boca abajo y con un revólver en la cabeza. Según él todos los demás son unos lameplatos. Con la religión de la mayoría se descarrila y le compra nimbos al predicador. Del pedestal nada lo hace bajar. El congreso, el clero y los querubines lo almidonan. En el germen de sus riquezas los chanchullos no fueron siempre finos. Los honorables lo cuidan, lo reverencian y lo condonan. El poderoso es la deidad de carne sobre el globo. Sólo un insolente de alto pelaje desenmascararía su indomable insensibilidad y rapacería. Se limpia los domingos los sobacos con los dogmas de su fe. Defendería en un Enola Gay su codicia. La justicia social es una parálisis facial ingénita. Amar al prójimo con sumas gruesas es un retroceso. No lancemos al barranco el auge discriminatorio. Invitar a todos a la barbacoa nunca ha sido parte del proceso.

II

Estiré mi mano, ninguno se enteró.
Mil bocas imploran, ninguna oreja escucha.

Fallecí hace seis meses, a nadie le importó.
Si muriera siete veces más, lo mismo sucedería.

13) ATUFANDO A LA GENTE LINDA

Se destapó la cacerola y las cucarachas de noble solar presentan sendas querellas por calumnias. El pináculo de la sociedad, con sus patronímicos vinosos, gime una vez más por un silencio nacional. Piden que demos vuelta la hoja, el cuaderno turbio, que no inspeccionemos el pasado con morbosidad. Caerán periodistas entrometidos, policías celosos, testigos, sacrílegos, atorrantes y apóstatas, pero ellos, el sustentáculo del himno nacional, jamás. Este número sería impresentable afuera y quedaríamos en la orfandad. Al pelón lo juzgan con acritud y puñetazos. La cúpula vintenera sólo recepciona rezongos breves, mesurados, trillados y acordados.

14) COMO NOS PARECEMOS

Delante de Dios estamos cortados por la misma tijera, con el mismo Caín. Al jerarca y al mendicante los medirá igual. En el camposanto son todos idénticos, desde el más estirado al más acomplejado. El mendigo no es de baja estopa y nadie porta un látigo, una corona. Un peldaño más arriba, en el vestíbulo del adiós, en la unidad de cuidados intensivos, la calidad de la salud depende de las prerrogativas, de la calidad del expirante.

15) OFIDIOS

Es reconfortante numerar a los contertulios entrañables en los despachos ministeriales que achiquen el papeleo a casi cero. Es saludable trotar con desparpajo por los riscos del supremo gobierno. Éste es uno de los ojos del éxito magistral, el otro consiste en enchinarrar el atajo.

16) EL TRÍPODE

Una trinidad no tan santa
es la del rey, el obispo y el general.
Su señorío insolenta a Jehová.

El rey se disfrazó de demócrata,
el rezador obispo de pastor
y el general de pacificador.

Los tres son de una misma sustancia.
A los tres piropeas y ni cuenta te das.
Por éste dolarizado trío, el llanto proseguirá.

17) EL OFERENTE ENSALMADOR

El ministro desdeña lo que ayer prometió trasudado, lo que afirmó sin hesitar, con sus brazos en forma de cruz. La directriz es un muro de contención, un linimento. El domingo forjará lo que aseverará, lo que firmará y no negará, en la acuosa tanda electoral que se avista. Las expectativas se recaucharán y con los mismos bríos petardearán.

18) TIERRA DE LADRONES

I

Por el código de la jungla sobreviven los más cohechadores, camorreros y corpulentos, siendo el cobertor social un incordio, un baldón al esplendor de la elite. Los desposeídos no se levantan, los panes no se triplican y los faraones agravian a Dios con un ardor inmensurable, asistiendo, eso sí, a las beatificaciones, apoltronados en primera clase.

II

Estoy tan absorto con mi trabajo que no sé si soy un sombrío, un  manipulado, un alma en pena. Las fuerzas de mi ser son de la compañía y el ser bien calificado es no ser despedido, tal vez, a no ser que el predominio del mercado pulverice mi fuente laboral de un tris evaporándose mi esencia dentro de esta ciudad. Envejecer también son puntos en contra. Obreros fecundos yacen en su vertedero y las vastas horas extraordinarias impagas son unos de los créditos del neoliberalismo. Tan subyugado estoy, que me da miedo refunfuñar.

19) LA IRA PROMETIDA

El rico deshonesto no será siempre pudiente. Aquel que abusó del trabajador lamentará el haber sido un feto. El Padre apunta en su retina la compilación de los clamores de esos pisoteados, que levantan su voz con dificultad. Azotará al usurero antes, durante y después del sepelio. No es una amenaza, es una profecía fija. Nosotros debemos colaborar.

20) DIPUTADOS VECES

Ser senador y no ser un inversionista agudo es una inconsistencia, es ser un pez fuera del agua. No meter la uña en las hercúleas tajadas es una inepcia incalificable, una desconsideración. En la triangulación de las millonadas callan contemplativamente y a veces no se suscriben, por una falsa humildad o porque no les toca en esa pasada.

21) COMO EN EL LIVING DE LA CASA

Las instituciones republicanas funcionan tan bien que la corrupción pasa casi inadvertida, camuflándose doctoralmente en los vericuetos de una burocracia libertina y afectuosa. Todo se condiciona para que el pillaje se diluya en un convoy que va de oficina en oficina, en los tres poderes. En el desvalijamiento nadie extravía la hechura, el semblante de la horma, la monserga irrecusable y remedada. A la primera imputación del togado, los forajidos se declaran corderos degollados. La institucionalidad es una valla incitante, peripatética, una partusa.

22) LAS VELAS DEL DINERO

Logré ser el dueño de un banco usurpando, extorsionando, escamoteando y sobornando, corriendo cual fondista, con y sin refinamiento. Estas son las altas finanzas del neoliberalismo.
Con una contabilidad basada en la ética es químicamente imposible ser un acaudalado. Al mercado le enfurece la integridad moral. Éste es el sistema nervioso del neoliberalismo.
Unos pocos son los que conducen la región exprimiéndola y mamando hasta la obesidad mórbida, execrando todo indicio de equidad. Esta es la esencia del neoliberalismo.
La pornografía es una industria exitosa, la explotación del hombre incrementa la inversión y el vicio genera empleos estables. Esta es la Vulgata del neoliberalismo.

23) LA ESPADA DE DAMOCLES AGRIETADA

La zurcida investigación policial
no se interna en el limbo aristocrático.
El tribunal también se pone burocrático.
El instinto de subsistencia es esencial.

El buen grosor de un patrimonio
ha santificado con su lumbre a mafiosos.
Los jueces se atarean formales y nerviosos
y el veredicto patituerto ya no es un demonio.

La justicia civil es una insigne comedia
para los apadrinados y las grandes riquezas.
El acaudalado recrea su una y mil proezas.
Al pobretón lo saludan con una paliza y media.

Ver a un millonario truhán declarado reo
es una sinvergüenzura, una utopía.
La metrópoli soberana entera se espantaría.
Considérese que el futuro yo no veo.

24) LA TIARA DE LA DEFORESTACIÓN

I

Los árboles van cayendo por grupos, dándose las manos y erguidos, y sin un guateque de despedida. La muerte de la sierra eléctrica es ruidosa y los retoños de los finados divisan una desertización que se expande con hervor y una sonrisa dicaz, concluyente. Aves son desalojadas de sus condominios y a billones de seres minúsculos y disciplinados les expropian sus polis y a otros animales los confinan, por carecer de rifles de capacidad disuasiva. Van cayendo concertadamente, con su existencia amordazada, gimiendo y sudando, de impotencia. El cadalso en el bosque es mefistofélico y recio.

II

La contaminación del agua y el aire
aguantan unos años más.
El calentamiento del globo
aguanta unos años más.
La extinción de las especies
aguanta unos años más.
La expansión y gloria de los vicios
aguantan muchos años más.
La pornografía y el contrabando
darán mucho más.

Los negocios son los negocios,
la esclavitud es el mejor proyecto.
La codicia es inmortal, inapreciable.

III

Planeta, ¿cómo he de amarte?
¿cómo me emparentaré contigo?
¿te cuidaré más que a mi perro?
¿te intoxicaré con analgésicos y psicoterapia?
¿mataré a esos tus retoños que nadan y juegan?
¿extirparé tus pulmones para aumentar la oferta?
¿hasta cuándo santificaré a los pesticidas?
¿mantendré encendida las chimeneas por dinero?
¿te sobrepoblaré de consumidores guillados?
¿te cansarás de acusarme de maltrato?
¿te tapizaré con ceniceros?
¿te desvincularé de la uci algún día?
Planeta, dime al menos si eres irreemplazable.

25) SON ELLOS

Son ellos, sólo hay que esculcarles la faz.
Se imponen de presencia, con chóferes con terno peinado.
Todos le ponen oreja a las opiniones y refunfuños
de estos caballeros, adoradores de una patria
que les ha entregado todo sin chistar.
No los parió una hembra,
brotaron de las entrañas de su amado latifundio.
Son ellos, los entresacados.
Nadie los incomodaría o les descompondría
el fricasé de langostas con lechugas jupiterianas.
Cuando los monseñores del billete larguísimo
entran ceñudos a la cita con el ministro hay nerviosismo
y el pgb con el casco bien puesto
no mueve un dedo sin el guiño de estos gentileshombres.
Sin garantías y con una dedicación vitoreable
y aseverada, manejan la estrella de Belén
de nuestro poroso porvenir
hasta los estertores y sus subproductos.
Para el alabancioso más allá
son otros los mercaderes, más cultivados.
No les elevarán la presión arterial ni los tributos
y sus valores supremos y guiadores
una inextricable bolsa los registra.
El empleo, la constitución y la esencia del ser,
dependen de las veleidades de sus bolígrafos.
Ellos cabalgan en un vasto prado propio
y ni un moscón se les aproximará.
Son los cogollos odoríferos de la catedral,
los aureolados, los esplendorosos, los monumentales.
Sí, son ellos.

26) LA ENSEÑANZA MEDIA COMO MATADERO

I

Salgo del liceo comunal y estoy calato. Con un cigarro en la esquina recompensada, la corbata suelta, acharado, dueño de la cuadra y de la brisa corsaria. Voy con un cuaderno de química arrugado, debajo del ala, que contemplaré mentalmente en la fila de los desempleados, en esa de los obreros baratos, de promoción, en esa de tres trabajadores por el precio de uno. El himno del liceo, su tuberculoso tratado de ética y las conmovedoras peroratas del rector me retumban. La indigencia totalizante se combate por otras vías y el alguacil ya sospecha de mi cabellera pop. Somos el recambio de la lacra barrial. El botillero y el taxista son sicólogos en ciernes, el glamour juvenil se descascara con una realidad que separa las aguas, las clases y las tarjetas de compra. Nuestra calle es un hostal, a veces sin cupos.

II

La mayoría de los arrabaleros
son hijos de arrabaleros.
La mayoría de los grandes empresarios
son hijos de empresarios.
La mayoría de los buenos lectores
son hijos de buenos lectores.
La mayoría de los segregacionistas
son hijos de segregacionistas.
La mayoría de los fumadores
son hijos de fumadores.
La mayoría de los paganos
son hijos de paganos.
La mayoría de los incrédulos
son hijos del mal testimonio.

III

Si nuestros jóvenes reciben una educación de calidad se van a poner a pensar, y un pueblo que todo lo cuestiona es un germen de rebeldía que ningún potentado cuerdo aprobaría. Que los plebeyos se idioticen con el rock y Broadway y las filípicas, con la obscenidad y el fútbol y el jet set, con los vicios y los payasos y los bochinches. Un joven adecuadamente ignorante es un vasallo económico y dúctil. La mala educación pública es un acto elaborado con una precisión matemática y artera.

27) ESTERCOLERO HERMÉTICO

Como las cuentas bancarias administran el terror, las martingalas y el crimen, se conservan en el más celoso y engranado secreto.
Nadie profanará el espíritu del anticristo.
La probidad no traspasa los diques remozados.
La banca es el atalaya de la podredumbre, con una transparencia con cientos de velos, picaportes y enroscaduras aherrojadas.
Para excavar a fondo en cada empanado, en cada depósito vil,
en cada caja de Pandora, en cada conciliación bancaria y en cada chiquero,
nunca hay quórum o golpes en la mesa,
nunca hay voluntad política o alharaca,
nunca hay zaragatas o endoscopías completas.
Con los sermones encendidos de esos rostros elocuentes, afables y protocolares, el populacho cree con la baba en el ombligo en esa transparencia estética y preestablecida, timoneada por las divinidades bursátiles.

28) SUNAMI DE AGUA BENDITA EN LATINOAMÉRICA

Quinientos años:
de catolicismo y autoridades sacramentadas;
de poblar el continente de seminarios y santos;
de parroquias, dogmas, obispos y confesiones;
de misas, procesiones y exhortaciones apostólicas;
de medallas, encíclicas y advocaciones, no han servido ni servirán de nada. La putrefacción integral y extendida gobierna a sus anchas,
con la virgen María de sponsor y emperatriz.
Es el paganismo compacto y sobrenatural
el que mueve las masas y las conduce.
La calamidad de este continente es que se balancea
entre la demagogia y el catolicismo.

29) SOMOS TAN DISTINTOS

I

Le cerramos la puerta en su rostro y él nos mostró la brillantez de su cuchillo. La exclusión lo pone detrás de esa brillantez, en un comercio libre del Nuevo Testamento. La indignante concentración de la riqueza ilumina efímeramente a los ilustres candidatos. Los postergados no aceptan de buenas a primeras que los únicos culpables sanguinarios sean la disciplina fiscal, la recesión y el bien del país. Que nadie menosprecie el abultado aporte de la malnutrición, del analfabetismo, del hacinamiento, de la corrupción y del imperialismo criollo y su vergajo. Crecen la desdicha y la desigualdad y los régulos continúan con su jauja dilatada y sin treguas. La concentración de la riqueza en unos pocos requiere de la bobería gentil de unos muchos, con la sempiterna desidia como vicario, desodorante, remo y última capota.

II

Estancado sobre el cemento aguardaba
a que el futuro me viniera a conquistarme desinteresadamente,
mas colisionó o se agazapó.
El porvenir se aposentó con barricadas,
cinturones inviolables y sirenas diligentes.
La barriada encuadra mis estipendios, la morfología.
Si la ira fuera oro, cada uno sería una cordillera.

III

Con los bolsillos vacíos mi as bajo la manga es una plegaria, que es el único recurso que me queda. Es lunes y estoy de pie con mi carpeta al lado del caballo de la plaza de armas, con un finiquito impreso en letra arial doce y un cheque que se desinflará al primer ventarrón. Por mis canas nadie se muere por contratarme y me enrolan en el arrecife de los desperdicios. El primer mandatario me obliga a no perder la fe, a alimentarme de mis plegarias con osteoporosis, a soñar con un milenio más venturoso.

30) EL JOLLÍN DEL SEÑORITO

La tierra y los automóviles no se quedaron tiesos ante tanta humillación.
La gente continuó falleciendo
y el aura tampoco se adhirió a la bronca, al clamoreo,
terminando todo en una cuestación.
El mundo continuó dando vueltas, con desabrimiento y roznidos.
El mamacallos no se apropiará del biberón.

31) SENTADO A LA DERECHA

El subsecretario otra vez discurseaba,
su brazo derecho dormía.
El presidente del país discurseaba,
el subsecretario de pie se recogía.

El subsecretario conversaba con la gente,
su brazo derecho sonreía.
El presidente dialogaba con la gente,
el subsecretario a veces le creía.

32) BURRO DE CARGA AMILANADO

Al pudiente que no posee pulsaciones nada le afecta, nada lo enternece. Y al pobretón que ya nada le interesa recepciona los subsidios, el opio, las peroratas estridentes y la chimuchina. Con los labios distanciados es la clase media la que carga con todo: con los yerros del gobierno y con esa rapiña que se pone los zapatos de cuero o alpargatas, según sea el linaje del contacto, del testaferro. La clase media es el burro de carga latigueado.

33) A UN AÑO DE SU PARTIDA

En su cubículo senatorial sobreabundaba el honor y una compleja dignidad. El escaño le costó un millón y volcanes de bla bla. Una vez sentado allí pagaba los favores sin cortes eléctricos ni parches. Los pequeños veían en él a un Hércules y los aristócratas lo calificaban de: súbdito inmortal, cirujano de hipopótamos, marinero de proa, quintero. La propiedad de la previsión social y de las unidades productoras estatales pudo ser en parte de los trabajadores, mas él privatizaba y privatizaba, clareado, porque el mundo se iba a acabar. A los contradictores los anclaba a su ira santa. Su legislar irritaba y sus proclamas remecían a los desconfiados de siempre, a los codorros. La coima pudorosa le fue entregada a los continuadores de su encopetada obra. Partió de este mundo, su hábitat, con el prestigio inmaculado, un lucero en la delantera y con el elogio de los postergados y gemebundos.

34) ACUERDO DE CABALLEROS

I

Ustedes, mantendrán la casa de gobierno,
la cámara y las canciones de protesta,
nosotros, a los espaderos y el oro.

Ustedes, poseen la lucha obrera y los mártires,
nosotros, la clave sellada de todos los éxitos
y la piocha de la cúspide oleada.

Campeones de las urnas, de la ojota,
de la credibilidad y de la verborrea.
Se apoderarán de la pompa y nosotros, del país.

Nuestros periódicos convertirán en estadistas
y en leyendas a vuestros mandatarios mustios.
No marcaremos con cinabrio vuestro nepotismo y hurtos.

II

Aumenta la brecha entre ricos y pobres. Es cada vez más colosal el trecho entre un pervertido y un santo, entre un cartonero y un pudiente o un senador ya instalado. Con la globalización engordan los gordos, los demás tratan de mantenerse en su peso. Y los demacrados con fobia que habitan debajo de una sábana que nadie ve o siente, a veces arman toda una casa de remolienda, porque una gota de agua los ofendió, por enésima vez. La tercera vía también fracasó, con la séptima trompeta todos ocuparán su lugar: al inteligente lo ubicarán en un sitio inteligente y a los cerdos los apernarán al lodo reivindicativo.

35) QUE NADIE MUEVA EL PISO

La tierra es de un puñado de venturosos,
el trabajo duro y la ansiedad es de las masas.
Las ganancias son elitistas, los costos son populares.
Con la eucaristía el labrador no evacua la tirria.
El postgrado y la refinación por un lado,
el pandero y un abecedario corto por el otro.
El obispado se lo dan a un arrastrado silente
y la gobernación al candidato acomedido.

36) MARGINALIDAD SOBREPROTEGIDA

I

Singando a la marginalidad, reculo. La mirada atenta de todos y el padrenuestro me dan el envión y la corriente me es favorable, mas yo recejo, me acobardo, como el Estado. Los excluidos están al otro lado de la línea del tren, del vallado mental y ni los candidatos se asoman. La marginalidad abastece de ilotas a los opulentos, por eso la preservan con pedicuros, masajistas, saetas y saunas.

II

Te ganarás el pan con el sudor de tu propia frente, tú, te lo ganarás con el sudor de otros y tú, con el sudor de todos los demás: es tu destino de sangre azul. El sudor de la comunidad toda posee su negrero de manos largas insaciables, su ogro de frac.

III

Era un campesino a tiempo completo,
mano de obra barata agrícola,
un siervo que comía siempre.
Marchó con fe a la ciudad.

Soy un proletario urbano,
un vasallo de las veleidades del mercado,
un hijo de perra sin patria.
Marcho sin fe a cualquier lugar.

37) TRAGONERÍA

El que hace política hace negocios.
No hay mejor negocio que la política.
La política de hacer de la política un negocio es la mejor política,
el mejor negocio y la mejor política de negocios.
Todo con una ética mancomunada, claro está.
Muchos ingresan al servicio público no sólo para robar
o desvalijar cortésmente al fisco,
sino que también para entregarle sus talentos a esa provincia
que se arquea de espanto, desde que le entró la vocación.

38) DESIDERÁTUM

La justicia social es una finalidad inmortal,
un barco a la deriva por el momento,
una espina siniestra en la costilla de la discordia,
un onirismo apremiante, un hito del Clemente.
La sangre obrera engalana la romana enchuecada
y la hostilidad deficitaria nos implora marchar.
El tanque pío del Hijo de David encabezará la buena lid.

39) NUNCA SE HAN QUERIDO

Libertad e igualdad, gemelas. La tirana frivolidad nos recuerda que todos somos absolutamente iguales, hermanos en serie, fieras con distintos matices. La libertad es la rampa al grillete. Por la igualdad utópica, suprimieron la libertad. Por la libertad, suprimieron las igualdades básicas. A ambas las elevaron drásticamente, por separado.

40) QUE NADIE SE MUEVA

Estatizaron los entuertos de los privados,
conculcaron los derechos elementales,
asesinaron al bocón pétreo,
torturaron los inconvenientes que infestaban,
exiliaron los ruidos de la rebeldía.

El brazo armado de la oligarquía nunca evadió su patriótico deber,
la arenga del obispo de perfil opusiano,
el lloriqueo de los estirados,
de las desahogadas.

41) LA CORONA Y EL SAGRARIO

Hemos sido matrimonio, amantes, enemigos, cómplices, coautores, sabandijas, sicarios, misóginos, revivideros, toparras, uñados y perennes e indomables manipuladores y peseteros.
Hemos parido hijos, pitones, persecuciones, orgías, bastardos, intrigas, guerras, usuras, saqueos, invasiones y vasallajes, hasta las convulsiones.
Por mientras yo bañaba tus crímenes con agua bendita, sacramentos y exhortaciones, tú me financiabas y me besabas, groseramente.
La iglesia es un funcionario del trono y el trono es un funcionario estrella de esa luminosidad que regentan unos pocos.
El príncipe rezaría como un loco, el obispo succiona como un férvido. Estos rufianes son el anticristo y Satanás, forjando bribonadas en casa.

42) AGUA Y ACEITE

I

¿Es hermanable la economía con la ética,
el depredador con los buenos modales?
La economía está al servicio de unos pocos.
El mercado es la basílica de la espiritualidad
y el que más riquezas posee, más íntegro es.
Las leyes de la naturaleza se le someten
y es autorregulado por los dráculas de turno.
El celoso mercado acepta sólo a adoradores con un pensamiento único
y una lealtad apertrechada.
Cuando no hay sumas gruesas de por medio, hay ética,
homilías pesadas y bufidos.
La sociedad es un perro amaestrado por el mercado.
Los economistas del Vaticano y de los gobiernos
le consultan sobre que rumbo moral seguir.
La meta metafísica del mercado libre es abrir nuevos mercados,
nuevos tentáculos.

II

La prostituta entusiasta es el epítome.
Ella se vende, vende todo lo que posee,
es una triunfadora neta, la pauta.
Sin subterfugios borrados a mano,
el que más vende, el que siempre se vende,
es el ganador, el mentor de la autopista.
La suplantará otra con los mismos productos,
más joven y dispuesta a no apagar la llama.
El placer momentáneo es una de las cimas cotizadas.
El cliente satisfecho siempre regresa, y te promueve.

43) SECRETARIO DEL JEFE DE ESTADO

Firmabas un decreto con solemne patriotería
y la corriente eléctrica corría como agua.
El excremento era tu vecino, la parrilla era la moda
y las vejaciones legendarias el cetro.
Gloria le diste a la extrema derecha o izquierda,
y te la devolvieron con una gruesa cuenta corriente.
Eras una égida más de la kgb criolla,
y de ese cinismo que nunca fue magistral.
El dictador a veces premia a sus próceres,
a veces no.

44) BOLA DE CRISTAL

Antes del desplome de la bolsa este avisado aseguró a sus nietos. Alcanzó una vez más a socorrer sus centavos con un portafolio perspicaz y de un buen oliscar. Se caen las acciones, los giles y los pecheros, mas éste postgraduado ve más allá de cualquier último horizonte financiero. Los fondos decrecen y él se ríe casi solo, con una cartola que es un patrón de maximización. Nunca se traspapela y de ningún modo apuesta al segundo.

45) REPERTORIO DE LOS ANTIFACES DE LA ESCLAVITUD

I

Los derechos del esclavo. Esclavos del derecho, del derecho del amo, de un amo esclavo de los beneficios perpetuos.
Los deberes del esclavo. Esclavo de los deberes, de los deberes del amo, de un amo que se debe a los perpetuos beneficios.
El esclavo se viste de trabajador, de ciudadano, de elector, de hombre libre, de un ser de paz. El amo se viste de demócrata, de creyente, de beato, de patriota, de pistolero templado, de conductor sabio.
El usurpador cambia de música mas no la pista de baile, su pista. El ciudadano ha participado en el cambio de las canciones y de los estilos, realizado.
El presidente consumó una gestión benigna y serena, sin reformas ciertas ni heridos. Administró bien los recursos disponibles, dentro de la camisa de fuerza o modelo impuesto.
El votante elige entre los látigos disponibles, entre los ineptos que postulan al servicio público, celebrando el triunfo de las urnas como propio, con una candidez que entroniza a Rico McPato. La usura ya canonizada se viste de gala.

II

Todos están hacinados, aprisionados, enrejados.
Nadie huye o fabrica túneles, no podrían.
No hay asilo ni refugiados y son el congreso
y el señor Presidente sus centinelas poseídos.
Si uno o tres logran escapar, la cacería es feroz,
la balacera cruenta y las represalias ejemplarizadoras.
El infierno sudafricano llegó a su fin, éste no, nunca.
Cada oriundo, mudo y atado, se resignó a su karma.
Cuando expira un atalaya, un Bilderberg o un accionista,
aparecen los reemplazantes, capacitados con antelación.
El campo de concentración de la riqueza es de Lucifer.

III

La derecha económica vapulea a la derecha política y la izquierda política copula desenfrenadamente con esta derecha económica dañando a la izquierda económica y controlando a la derecha política, desde su nuevo centro ideológico. La derecha económica es el único timón, con izquierdistas embelesados, en sus filas. La concentración de la riqueza en unos pocos es: una apología a la violencia, a la irreligiosidad; un acto antipatriótico y vil; la encarnación del mal y un saqueo a la república. Todo es dentro de lo preceptivo, generalmente.

46) LAS ALAS DEL ÁNGEL

Su partido político lo ascendió de don nadie a subsecretario. Fue un perro fiel virtuoso por años: iba a todas las campañas, pegaba los afiches, recitaba al revés todas las propagandas y eslóganes. Cacareaba con sollozos todas las mentiras y no delataba a sus jefes ni bajo suplicio. Ahora que es todo un subsecretario es más leal que nunca con sus benefactores: atiende trotando las llamadas del patrón; sabe al dedillo quienes firmarán los contratos obesos; mantiene alejados a los supervisores e intrusos. Con sumisión, anhela un cupo parlamentario y trabaja catorce horas diarias, por la excelsa causa.

47) LA IDONEIDAD DEL APELLIDO

Desde su automóvil tan lujoso
él desprecia todo lo que ve.
Nadie es digno de invitarlo a cenar.
Actúa como el primogénito de un rey.

Su grandísimo talento es su vilipendiado apellido,
su genio es la herencia de su cuestionado padre.
Su arrogancia aflora al primer pellizco.
La dictadura lo vio crecer, con desmadres.

El que se rebela contra la miseria es un antipatriota,
y si es agresivo es un paria y un renegado.
Distribuir la fortuna con equidad es una infamia.
El evangelio social siempre queda de lado, con saña.

48) PRECIO Y APRECIO
  
I

El reajuste se puso una máscara, lo he patrullado los dos semestres. Trae la complexión de un endriago, la misma de los años pasados. Mi hoja de vida resplandece hasta por las orillas y el patrón quedó complicado con los réditos y nos exhorta a ajustarnos los pantalones, con gimoteos, desde su palacete embutido con tiñas. En algún sol el rendimiento será el adecuado, mis penosas catorce anualidades no sirven de nada. Los gerentes no recogen un euro del suelo, chequear la inflación es extemporáneo, un gargajo. Por ser proletario, el chucho me relega abiertamente y por ser un operario laborioso y laureado, el reajuste supone que soy una malaria recauchada y la economía que soy un mal ineluctable.

II

El sindicato le protestó al gobierno
de manera vigilada y con ánimo.
El sindicato está comprado,
el gobierno también es una perinola.

El empleado se alegra mucho
por la democracia y las libertades,
y el supremo presidente predica de todo.
Bajan el cortinaje y todos se van a su casa rendidos.

49) EL DESAIRE DE LA MONARQUÍA

Danos hoy el pan nuestro de la semana pasada
y ponnos un chaleco antimisiles.

Perdona lo antes posible nuestras ofensas
o nos moriremos todos de hambre.

La corrupción y el crimen maldicen esta ciudad,
¿por el retraso de los misioneros de Dios?

El imperio se demoró años en notificarse de la masacre,
por la falta de materias primas estratégicas.

50) LA ÉPICA SENSIBILIDAD DEL VACÍO

El liberalismo es un lastre forzoso,
un sistema excluyente que es un escombro encumbrado,
una filosofía sin ideales, disforme.
Es un negrero clavado al inmovilismo,
es la burguesía que algo rasguñó
y los condes que se cambiaron las gafas.
Al desvalido o lo mata la cesantía o la inflación.
La historia algo se despeina,
sin cambiar de derrotero.
El trabajador no maneja el día de mañana
y el que no falsea sobrellevará las consecuencias.
Un neoliberalismo con normas es el caos, una utopía.
Cuando cayeron el marxismo y sus variantes
también cayó una fracción vital del enemigo.
El costo del descrédito es bajo, imperceptible.

51) MI PROMINENCIA COMO COMPÁS

Si aplasto al otro me elevo,
y si gana el equipo no tanto.
Si mi ego sube al sagrario soy venturoso.
Si una prueba del destino me azota,
maldigo a los cuatro vientos.

El egoísmo es la bandera de mi barco pirata
que avanza sin nación ni clemencia,
con ansiedad y salvajismo,
con una fachada de aceptable calidad.
Cuando el otro se derrumba,
me deleito, con sutilidad.

52) UN CANDIDATO FINASANGRE

A todos invitaron al ágape
que proclamará al candidato.
Se financia con lo que ha rapiñado,
los electores le creyeron de inmediato.

La misma tragicomedia continúa,
con nuevas colgaduras y nuevas amigas.
Antes del mesurado conteo de votos,
conversaba atento hasta con las hormigas.

La voluntad popular se compra al contado
con mentiras, propaganda y prebendas.
El postulante honesto es un paria,
el padrón no rectificará las sendas.

53) COSTAS DE UNA PROPUESTA COMÚN

El masaje capilar es el alma máter de la licitación pública adiposa,
su bujía, el aceite de la cadena.
El cohecho los motiva, los enciende, los une, los hermana, los emboba.
El potentado sabe echarse al bolsillo a ministros, congresales y moralistas.
La augusta auditoría contable es un sainete
con siempre el mismo principio y el mismo final,
sin principios y con la misma finalidad.
La licitación escabrosa deseslabona al próspero
de los fracasados y gorrones.

54) EXALTANDO LA FARSA SIN OCULTAMIENTOS

Si se define como católico a aquel individuo que se ha bautizado: el catolicismo es una religión numerosa. Si se define seriamente como católico a aquel que va al templo todos los domingos, que se confiesa una vez al año y que hace penitencia con mediana sinceridad aceptando realmente las doctrinas del Vaticano, entonces el catolicismo no existe.

55) EL BAUTIZADO QUE NO HABLA

Fui al bautisterio emperifollado, sin fe y sin conocimiento de la causa, con mi boca callada y algo dormido. Salí de ahí agraciado, redimido. La luz de Cristo brilla sobre mí, aunque ignoro quien es Cristo y su luz. Mi alma ahora está en un estado santo, el próximo año pronunciaré la palabra mamá. Antes de bautizarme era un santo, antes de bautizarme era un alma salvada. Después del bautismo soy un santo, después del bautismo soy un alma salvada. Nada cambió. De los tales es el reino de Dios.

56) TODO SE SUBORDINA A UN CARTEL

El cartel de las drogas,
el cartel de la CIA,
el cartel de la banca,
el cartel del Vaticano,
el cartel del petróleo,
el cartel de las guerras y las armas,
el cartel de la política,
el cartel del juego,
el cartel del contrabando,
el cartel de los diamantes,
el cartel del fundamentalismo,
el cartel del vicio,
el cartel de las dictaduras,
el cartel de las conspiraciones,
el cartel de la de la riqueza en pocas manos.
Todo es centavos, todo es similar ¿qué más da?

57) LA PIRÁMIDE SE ASOMA

Una mano invisible nos sigue gobernando,
todos somos desiguales ante la prosperidad
y el chorreo es un fantasma no siempre bien maquillado.
La elite y los ángeles son intocables.
Los revolucionarios en el poder son la nueva cúpula, déspota y tirana.
Con los hombres nuevos el genocidio fue apostólico.
Las perversiones ideológicas no desaparecen fácilmente.
Los progresistas trabajan duro para el nuevo orden mundial
como hormigas, y continúan ciegos moralmente, como siempre.

58) RAMERAS DESEMPLEADAS

El pueblo oye a la envejecida teología de la liberación
y no se arrepiente de sus pecados rígidos gimiendo,
no se convierte al Cristo de la gloria.
Con la caída del muro de Berlín se tambalearon y casi desaparecen,
mas la porfía pudo más.
Su compañero de ruta, el marxismo, es un cadáver.
La teología de la liberación cree que vive.
Ahora quieren ponerle al credo algo de sal y luz.
El imperialismo vaticano que nos abruma
explotó a los indios, negros y pobres, con fe,
mas los peones de esta teología son católicos bautizados.
La multimillonaria y monárquica Santa Sede los educa.
El papado es el santo patrono de los aprovechadores.
Ese barrio pobre y mariano continuará siéndolo
y la demagogia religiosa se convirtió en una ideología inútil.
El ser simpatizante del papado no ayuda en nada,
la santería oficial o canonizada corrompe el alma.
Manipularon a los pobres con discursos trillados.
No pulverizan la religiosidad barata o superficial.
El ron, los culebrones, el horóscopo, la mentira, el azar,
la impuntualidad, el resentimiento y el pesimismo,
son elementos sublimes de una estrechez que no vencen.
Jamás masacrarán la indigencia, su égida.
Desvincularse del papado, es el primer paso, por pudor.
Los teólogos de la liberación vagan errantes
por unos túneles sin oídos ni luz,
y sin sonrojarse.

59) UN NÚMERO ARTÍSTICOS TRAS OTRO

¿Cómo me enriquezco aún más?
El jueves negro fue una obra de arte de estirpe.
Las acciones se elevaron y cayeron al abismo.
Los predestinados que tenían desde antes una bola de cristal
se reían de los peces de colores y quintuplicaban su capital y más.
La asociación de pitonisos sabe navegar en Wall Street, su buque.
El despacho Oval se postra ante los amos del dinero.
Cuando se inspiran, crean burbujas y otras debacles redondas.
El sueño americano es una droga lícita
y comprarse el congreso no siempre es barato.
La codicia criminal ciclópea respeta la ley.
La agencia de calificación es un barrendero dedicado
y el colapso es una serpiente que vive en mi casa.
La bancarrota del buen samaritano es mi gloria.
El agua hasta el cuello fortalece al faraón.
Diez burbujas adicionales cubren la última, con trucos magnéticos.
Por tanto endeudar al país a Bush lo beatificaron.
Tal vez una solución sea robarles materias primas al prójimo.
Si un país leal lo privatiza todo yo aplaudo un mes borracho.
La deuda es más eficaz que la espada, corrientemente.



Fin de éste libro: LAS CLOACAS

ANTOLOGÍA DE POEMARIOS
http://antologiadepoemarios.blogspot.com


de la antología LAS SOTANAS DE SATÁN


 Twitter madre
twitter.com/eliconoclasta63


http://img1.blogblog.com/img/icon18_wrench_allbkg.png